2017 no acabó con el contrabando de tabaco

El contrabando de tabaco sigue siendo un problema en Europa, tanto por su volumen, como por los colectivos a los que afecta: productores, fabricantes, estancos, consumidores y administraciones públicas. Según un estudio reciente de KPMG, el tabaco ilegal que circula por la Unión Europea equivale a más del 9% del tabaco que se compra en estancos y puntos de venta legalizados, un porcentaje que asciende hasta el 12%, según la industria tabaquera. Este hecho causó un agujero fiscal de 10.200 millones en 2016, similar al que se ha producido en años anteriores.

Las fuerzas de seguridad del Estado siguen actuando con contundencia y en todos los frentes para acabar con la lacra del contrabando. Por una parte, siguen desmantelando fábricas ilegales, como la encontrada en Granada recientemente, con capacidad para fabricar 2 millones de cigarrillos al día, y que estaba creando una marca propia, ilegal, para comercializar tabaco al por menor. Esta modalidad, la falsificación de tabaco, representa el 6% del tabaco ilegal de cigarrillos en España, según el informe SUN (Ipsos), que a su vez equivalen a 26 millones de euros en pérdidas fiscales.

Tabaco ilegal en todas sus formas

Por otra, se sigue trabajando en la incautación de tabaco ilegal en todas las modalidades; desde el tabaco de picadura, como demuestra la reciente incautación en Sevilla, que ascendió a 13 toneladas de producto; hasta el tabaco en rama, formato en el que se encontraban los 4.700 kilos de tabaco ilegal incautado en Cáceres hace unos días. El mayor volumen de tabaco ilegal en origen interceptado por las fuerzas de seguridad este año, que es también el mayor de Europa, fueron las 250 toneladas de hoja de tabaco incautadas en noviembre en la provincia de Cáceres.

Por último, se han multiplicado las incautaciones de tabaco elaborado en puntos de venta o similares. Así, por ejemplo, en Valladolid se incautaron 526 cajetillas de cigarrillos de contrabando a un bar, que lo almacenaba y comercializaba ilegalmente. También en otro tipo de establecimientos se han producido incautaciones de tabaco ilegal; es el caso de una peluquería de Jerez, conectada a una tienda de chuches, en la que, recientemente, se interceptaban 5.000 cajetillas de tabaco ilegal.

Comentario