“Debemos cambiar la mentalidad del estanquero”, Patrick Raynal, Presidente de los estanqueros en el País Vasco Francés

El sector del estanco en Francia se debate desde hace meses en la incertidumbre de lo que puede ocurrir si, finalmente, la Asamblea Nacional aprobara la llamada ley del paquete de tabaco genérico. En esa tesitura y dadas las consecuencias que podría tener sobre el sector del estanco en España una ley similar, Interestanco se reunió recientemente con Patrick Raynal, Presidente de la Cámara de Buralistes del País Vasco francés. Además, la forma en la que se gestiona el negocio en el país vecino arroja luz sobre las posibilidades del sector en España, después de los últimos cambios legislativos en torno a los productos que puede comercializar el estanco, más allá del tabaco.

La amenaza del paquete de tabaco genérico
A pesar de que en el país galo, la Administración tiene reuniones periódicas con los estanqueros, para escuchar sus problemas y aportar soluciones, Raynal no esconde su preocupación ante la mayor amenaza, hoy por hoy, para el estanco: el paquete de tabaco genérico. “El paquete de tabaco genérico puede hacer bajar las ventas sustancialmente, y esto podría significar el fin de la distribución y venta de tabaco en algunas zonas, al no ser rentable”. En ese sentido, Raynal alerta sobre la “tentación de la Administración de permitir la venta en pequeños comercios al margen de la red de estancos” para mantener la distribución en dichas zonas.

En las regiones del sur de Francia, fronterizas con España, los estanqueros están acostumbrados a circunstancias que limitan su negocio, en lo que se refiere a venta de tabaco. “La diferencia de precio del tabaco respecto al precio en España es nuestro mayor hándicap”, explica Raynal, “en 2003 se aumentaron los precios en Francia hasta un 40%, y eso hundió definitivamente nuestra competitividad frente a nuestros vecinos españoles”. De hecho, ese año, cerraron un 40% de los estancos en la región Suroeste de Francia, pasando de 170 a 100. Tampoco les beneficiaron las sucesivas subidas del precio en España en la última década, ya que suelen acompañarse de subidas del precio del tabaco también en Francia, con lo que la diferencia siempre se mantiene entre el 30 y el 40%.

El panorama en el resto del país tampoco es halagüeño; en los últimos 10 años, cerraron hasta 9.000 de los 36.000 estancos existentes, con lo que ahora se cuentan solo 27.000. Desde 2005 el sector del estanco en Francia ha perdido en torno a 25.000 empleos.

Cambiar al estanquero y el estanco
Ante esta situación, y teniendo en cuenta el acechante peligro de que se imponga el paquete de tabaco genérico, Raynal apuesta por trabajar en varias líneas. Por una parte, “debemos cambiar la mentalidad del estanquero: antes despachábamos tabaco, ahora queremos hacer algo más, dar un servicio y ofrecer otros productos”. En ese sentido, la legislación francesa lleva décadas fomentando los estancos mixtos, allí llamados “civette” (600 en toda Francia), en los que se permite la venta de otros productos como regalos, productos de cuchillería, papelería, prensa, productos de marroquinería, joyería y relojería, entre otros. “Estos productos interesan al estanco porque dejan más margen”, explica Raynal.

El tabaco es el gancho para que el cliente entre al estanco, pero una vez dentro puedes realizar venta cruzada, venderle otros productos en torno al tabaco, o completamente desligados del mismo”, concluye. Según las cifras manejadas por Raynal, el tabaco supone un 35% del total de ventas en los estancos de la zona suroeste de Francia, y el resto, el 65% se cubre con la venta de otros productos.

Comentario