Se agudiza la guerra de precios del tabaco

Como veníamos comentando unos días atrás, se están cumpliendo los peores pronósticos sobre los movimientos de precio del tabaco realizados por las tabaqueras en las últimas semanas. Tras la primera bajada de precios de Philip Morris y su respuesta con reducciones por parte de Imperial Tobacco y British American Tobacco (BAT) entre el 19 y 20 de mayo, la escalada de precios ha ido aumentando.

El pasado día 29 Philip Morris volvía a reducir el precio de sus principales marcas, incluída la marca premium por excelencia, Marlboro, que bajaba nada menos que 25 céntimos. A consecuencia de estos movimientos, Imperial Tobacco vende desde hoy entre 10-20 céntimos más barato sus referencias más importantes y acusa a Philip Morris de provocar la guerra de precios. Incluso, superando la ofensiva de Philip Morris ha bajado algunas de sus marcas por debajo del precio mínimo fijado por el Gobierno en 3,66 euros, lo que significa que tendrá que aportar la diferencia para cubrir la recaudación mínima de impuestos del tabaco. Mientras tanto, el 4º en discordia, Japan Tobacco International (JPI), no ha movido ficha y ha declarado no querer entrar en esta pugna por rebajar el precio de los cigarrillos.

Por su parte, la Unión de Estanqueros se reunió ayer, 31 de mayo, con el fin de encontrar medios para frenar la guerra de precios en el tabaco. Para ello ya ha alertado al Gobierno, recordándole que junto a los estanqueros es el actor más perjudicado en este escenario. Además, una rebaja de precios podría empujar al Gobierno a subir el impuesto sobre el tabaco, una medida temida por los estanqueros, que verían cómo subiría de nuevo el precio del tabaco y el consiguiente efecto negativo en las ventas.

Comentario